Formas de Prejuicio I: homofobia.

El tema de la (mal llamada) homofobia es bastante común en estos días, tanto homosexuales como heterosexuales tienen algo que decir al respecto y, si no, tal vez realizan algún comportamiento que habla por ellos y cuenta a los espectadores su postura frente al tema. Ahora bien, para los efectos de esta pequeña columna y para darle un sentido más sencillo, tratemos de clarificar algo; la homofobia no sería más que una manifestación de prejuicio, el prejuicio es una actitud y las actitudes tienen siempre tres (3) componentes básicos: el componente cognoscitivo (los que piensas sobre el objeto de la actitud), el componente afectivo (lo que sientes hacia el objeto de la actitud) y el componente conductual (cómo te comportas en relación al objeto de la actitud).

Así: homofobia = prejuicio = actitud = ideas+emociones+comportamientos.

¿Todo en orden por ahora? Bien, seguimos:

La llamada homofobia (seguiré empleando el término a falta de uno más apropiado) es una actitud negativa ya que lastima potencialmente al blanco de la actitud y a quien la posee y se compone de:

  • Pensamientos negativos (devaluantes, degradantes, etc.) sobre personas homosexuales.
  • Sentimientos de desagrado (temor, ira, vergüenza, rechazo, culpa, etc.) respecto a personas homosexuales.
  • Comportamientos activa o pasivamente agresivos (chistes, comentarios malintencionados, insultos, golpes, omisión de ayuda en momentos necesarios, etc.) hacia personas homosexuales.

Es importante dejar dicho que estos pensamientos, comportamientos o sentimientos deben ser dirigidos hacia personas homosexuales en general. Es decir, si solo se producen en respuesta a un sujeto específico pero no se generaliza a los demás que compartan la orientación sexual de esa persona en particular, no podríamos hablar de homofobia sino tal vez de una reacción de desagrado hacia una persona específica que resulta ser homosexual.

Por otro lado, el concepto de homofobia suele expandirse para que alcance las actitudes de rechazo dirigidas hacia cualquier grupo de personas que no sean heterosexuales o bien, que tengan una identidad de género opuesta a su sexo biológico (transexuales) o hacia personas que mantengan prácticas sexuales que no implican heterosexualidad (como los llamados hombres que tienen sexo con hombres). Incluir el rechazo a todos estos grupos dentro de un término denominado “homofobia” es precisamente lo que me hace decir que es un término mal empleado. Más que un constructo (un concepto creado para hacer ciencia) es un nombre coloquial que se ha dado a un fenómeno que la mayoría de las personas no tienen muy claro hasta ahora.

Pero profundicemos en el fenómeno mismo de la actitud de prejuicio que nos ocupa. ¿Qué hace que un individuo sienta temor, vergüenza o hasta repulsión por una persona sexualmente distinta a él? ¿Hay alguna explicación para los comportamientos agresivos que hemos mencionado antes? ¿Qué hay de las ideas sobre personas sexualmente distintas? ¿Qué pasa primero, las conductas, los afectos, las ideas?

En mi práctica terapéutica he notado que los comportamientos son el último elemento en aparecer y son precedidos por los pensamientos o por los afectos. Así, la agresión hacia personas sexualmente distintas (la discriminación en cualquiera de sus formas) responde a pensar de manera negativa sobre ese grupo en particular o a sentir de forma negativa hacia dicho grupo. Los tres componentes estarán presentes y forman una especie de círculo simbiótico; se apoyan entre sí y son difíciles de cambiar pero, si logras alterar uno, los demás se alterarán también.

Es común escuchar en la calle que cuando alguien odia, teme o rechaza a los homosexuales es porque, en el fondo, odia, teme o rechaza sus propios aspectos homosexuales, los cuales reconoce en otro individuo aunque es incapaz de verlos en sí mismo(a). En psicología y psicoanálisis esto se llama “proyección” y es la capacidad de ver en otras personas aspectos propios. Cuando esos aspectos nos resultan indeseables es probable que ataquemos a la persona que creemos los posee, en este caso la “proyección” es un mecanismo defensivo que empleamos para protegernos de algo que sentimos desagradable. Pero cuando percibimos en los demás ciertos aspectos de nosotros mismos que no nos resultan indeseables, sino aquellos que podemos lidiar fácilmente, la proyección no toma un color defensivo sino que nos permite asociarnos y hallar puntos comunes. Esto último es también lo que considero sucede con el llamado fenómeno del “gaydar” o la aparente habilidad de “encontrar a otros” que maravilla tanto a muchas personas homosexuales.

Lo interesante estaría en dilucidar por qué algunas personas sienten los aspectos homosexuales como algo difícil de lidiar o indeseable cuando otras no los consideran así. Es seguramente el resultado de un intrincado proceso de internalización de creencias y estilos afectivos provenientes de generaciones anteriores y culturas específicas. Y, dado que todos poseemos un bagaje cultural determinado, todos (heterosexuales, homosexuales, bisexuales, transexuales, intersexuales y demás) deberíamos revisar en qué medida poseemos una actitud homofóbica, ya sea completamente integrada en nuestra personalidad o como vestigios o remanentes que hayan calado en nosotros a través de nuestra vida.

Tal parece que, de forma defensiva o no “it takes one to know one”. Puede ser cierto, se necesita ser como el otro para reconocerlo, pero no “ser homosexual” sino “ser humano”.

¿Qué piensas tú?

Anuncios

5 comentarios en “Formas de Prejuicio I: homofobia.

  1. Anónimo

    Hola Alvaro, un comentario y/o pregunta, crees q todos los homfobicos lo son por “proyección” o habrá también por aculturación o por una mala experiencia…Por cierto ya q tocaste el asunto del “gaydar” creo q se merece un articulo jejeje q tan efectivo es..Lox

    Me gusta

  2. Fusion: Excelente pregunta. pienso que hay al menos dos razones para que esto se dé.1- la comunidad homosexual es víctima de rechazo constante en nuestra cultura y existe otro mecanismo llamado “identificación con el agresor”, que implica que las personas víctimas de ataques se convierten en atacantes con el tiempo si el trauma ha sido suficientemente fuerte. Es un proceso inconsciente, no se puede controlar voluntariamente. Esto podría explicar también fenómenos como lo que algunas personas han llamado “heterofobia”, es decir, discriminación de los gays y demás hacia los heterosexuales.2- también recuerda que, sin importar nuestra orientación sexual, todos crecemos en esta cultura, así que todos podemos haber internalizado o aprendido la homofobia que se nos enseña desde niños. Así que puedes ser gay y homofóbico a la vez y, por ejemplo, discriminar a gente de algún subgrupo de la comunidad glbt del cual te quieres diferenciar (activo, pasivos, transexuales, travestis, homosexuales, etc.).Gracias por tu comentario, vuelve pronto y sigue escribiendo.

    Me gusta

  3. Lox: prometido, haré pronto un artículo expandiendo el tema del “Gaydar”. Por otra parte, lo que describí como homofobia en el artículo sí sería por proyección, aunque siempre me gusta dejar espacio para otras posibilidades. Por ejemplo, si alguien tuviera “Fobia a los Homosexuales”, es decir un miedo irracional y desproporcionado (parecido a si le tuvieras fobia a las ratas, a volar o al agua)sí sería por un trauma específico del pasado. Estas confusiones son las que me indican que el término “homofobia” está mal usado. También recuerda que cada persona es distinta. Por lo general, cuando me siento en una sesión con un paciente (por ejemplo) podemos hallar razones todavía más específicas para que él sea como es y darle más sentido a su comportamiento específico. Por eso es bueno ver un caso a la vez, aunque tengamos varias teorías en general, eso le da espacio a cada uno para ser quien es y descubrirse a sí mismo.

    Me gusta

  4. dr.r

    Los pricipales conductores de los prejuicios contra los homosexuales somos nosotros mismos que rechazamos a tal porque es loca o a cual porque es pasivo o al otro por lo que sea que nosotros mismos sentimos que es menos; y al final simplemente es una forma de defensa para no sentirnos mal o culpables.Algo no entendí, Alvaro, ¿cuáles son los hombres que tiene sexo con hombres? Pensé que eso era ser homosexual.Queremos tolerancia, entonces toleremos. Fuera de lugar eso del huevo rosado es una muestra de intolerancia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s