El Ilusionista

“Solo quiero que llegue, no sé por qué me cuesta tanto encontrar a la persona que se quiera comprometer para toda la vida” – decía Pedro mientras yo tomaba un sorbo del café mañanero del cual no soy muy fanático – “Alvaro, ya tengo 35 años… ya no estoy para perder el tiempo con gente que no quiere nada serio.”

La mesera se acercó para preguntarnos si queríamos algo más, a lo cual yo respondí que no con el gesto más amable que me permitía hacer el sueño que, ni la ducha fría de la mañana de aquel domingo, había podido quitarme. “Es mi amigo, pero tengo sueño…” – me decía a mí mismo luego de despertar gracias a la llamada de Pedro a mi teléfono celular. “Pero es mi amigo…” – repetí, minutos después, mientras me subía al carro para dirigirme a escuchar el último desastre relacional de mi compañero de equipo.

Según Pedro, todo en Agustín era perfecto, claro que para Pedro “todo” significa que Agustín tenía buenos biceps, medía seis pies (de alto) y, desde atrás, su espalda tenía esa famosa forma de cobra que sólo se consigue con una cintura delgada y mucho gimnasio. Si hago un esfuezo, creo recordar que Pedro mencionó algunos otros detalles físicos que mi somnolencia me evitó almacenar bien en la memoria pero que, conociendo a Pedro desde hace años, me permito imaginar cuáles son.

“¡Te juro que tienes que poner esto en el blog, que todo el mundo se entere quién es ese… ilusionista!” – Me dijo en un momento mientras yo observaba el drama producto de su última desilusión amorosa al terminar una relación de largo plazo con Agustín (nota aclaratoria: para Pedro, largo plazo significa 2 semanas, 3 días, 2 horas y 54 minutos). Su comentario me hizo despertar más que el café que acababa de hacer un esfuerzo por ingerir, el cual, supe después, era descafeinado gracias a un error de entrega de nuestra mesera estrella.

Pedro continuó después de un silencio largo – “es que era el tipo perfecto, yo estaba tan enamorado, nunca he sentido algo así. Yo hubiese hecho cualquier cosa por él.” (Otra nota aclaratoria: sólo el año pasado esta historia se repitió 3 veces en la vida de Pedro)

Con la intención de ahorrarles tiempo mientras leen esto y establecer un punto con la historia, sólo contaré que Pedro continuó dando vueltas mentales alrededor del tema de Agustín, lo cual es normal porque es la única forma de separarse de su más reciente (y octavo) “amor verdadero”.

El punto al que quiero llegar es que el famoso “tipo perfecto” no existe, es probable que Agustín fuera un “ilusionista” como lo llama Pedro, pero la realidad es que la ilusión no te atrapa si tú no te enganchas con ella. Y, dependiendo de la ilusión, se atrapa a unas personas o a otras. Por ejemplo, por alguna razón psicológica en la cual no me adentraré por respeto a mi amigo (y porque yo no trabajo de gratis) Pedro respondió de manera muy intensa (afectiva y físicamente) a las características de Agustín y a su forma de acercarse, pero otra persona no habría respondido de la misma manera. Todo tiene que ver con un complejo juego de lo que significan los atributos del otro en tu mente, el valor psicológico e inconsciente (o sea, que ni lo sabes ni lo puedes controlar) que le otorgas a esas características específicas. Son respuestas automáticas que todos tenemos.

Estas respuestas automáticas no nos molestan cuando todo va bien en una relación, o cuando nos parece que va bien, pero a la hora del rompimiento, de descubrir que las cosas no eran como uno esperaba o de tocar fondo, el dolor te hace desear aprender una forma de evitar ese trago amargo (sin agraviar) en el futuro. La buena noticia es que sí se puede evitar y la terapia puede ayudar para que descubras qué son esos significados personales y únicos que tiene cada uno en su mente y que le empujan a “engancharse” con el anzuelo de un tipo específico de gente. Ya no se trata de si te gustan los hombres o las mujeres, sino de si te gustan los superficiales o los que te queman, los que te devalúan o los que te hace pasar por dolor y rabia innecesaros. Vale la pena revisar, muchachos.

Por cierto, Pedro está mejor. Esta vez tocó fondo en cuanto a su patrón de tropiezos relacionales y se está atendiendo con una colega mía. Le pedí su aprobación para este escrito antes de publicarlo y, luego de reirse por media hora después de leerlo, insisitió en que lo publicara. Además, quería que escribiera quién es Agustín, pero no lo hice porque ese no es el objetivo de este blog y creo que muchos allá afuera tienen, han tenido o tendrán su propio ilusionista, aunque tenga un nombre diferente. ¡Ah! Los nombres han sido cambiados.

Saludos,

Anuncios

6 comentarios en “El Ilusionista

  1. joe

    Muchas veces dejamos de ser racionales para ser extremadamente subjetivos nos enganchamos sentimentalmente a alguien que no necesariamente es quien te conviene, y peor aún cuando estas persona ni enterada que tu estas sintiendo algo por ella, pienso que la sinceridad ante todo es lo mejor, decirse las cosas a tiempo, no guardarse los sentimientos…pero sobretodo saber identificar dónde realmente estas parado, lo físico en una persona no lo es todo…Slds,JOE

    Me gusta

  2. dr.r

    Bueno no sé a pesar de ser muy racional me engancho fácil. Racional porque escucho mi cerebro y a pesar de que casi siempre tiene razón, hago lo que las emociones dice, o sea que viéndolo racionalmente (jejeje) toy es pal tigre, estrallándome concientemente.Al comentario anterior, me gustaría comentar (jeje hoy toy redundante)eso de ser racional o subjetivo no se puede escoger, pues real o no, es parte de lo que llamamos amor, y aunque no creo en ese sentimiento; la ilusión de sentir amor es una fuerza para muchos en el mundo. Alguna vez leí que para sentir amor hay que sentir dolor… será cierto, parece que si.Otra cosa en esto de las relaciones a veces es un arma de doble filo ser totalmente sincero con tus relaciones o compañeros… eso puede desde espantar hasta incomodar. Lo digo porque siempre he dicho que en lo personal “si no lo digo muero” o sea siempre digo lo que siento o temo de tal o cual situación, y las experiencias me dice que eso puede ser contraproducente.Pero pa la bajada cada quien debe adaptarse a su mundo y a su forma de ver las cosas, lo importante es tratar de no lastimarse en el camino… y luego de leer escribir y repetir este proceso (creo que hoy escribí demasiado) llegué a la conclusión que necesito ayuda… pero eso lo he sabido siempre… muchas cosas se me repiten con diferentes personas, y ya eso me dice que el loco soy yo. Una vez un psiquiatra me dijo, “si todos dicen que eso es rojo y tu dices que es azul, a lo mejor tú eres el que está mal”

    Me gusta

  3. Es bueno saber que se identifican con algunos artículos. Dr. r, los que sientan que necesitan ayuda no duden en buscarla porque sí existe. No te preocupes, no escribiste demasiado, me gustó leerte.Joe, tal vez deba escribir un poco más sobre aquello de lo físico vs. lo emocional, existe también todo el tema del compromiso que se puede tener en una relación y que es parte del amor, si no se tiene ese compromiso personal (no estoy hablando de matrimonio ni mucho menos) es como tener una mesa coja.Compromiso con el partner, pasión por el partner y capacidad y deseo de intimar con el partner a nivel afectivo. Si tienes las 3 con tu pareja, piensa que te sacaste el premio.

    Me gusta

  4. JaviSC

    Me parece muy interesante el articulo. Creo que el caso de Pedro es el caso de la mayoria de las personas, yo siempre he pensado que cuando conocemos a alguien, lo que realmente sucede es que son nuestros sentidos los q se enamoran, y es por alli por donde todo comienza. Esas sensaciones nos van envolviendo lentamente, y es lo q nos hace vulnerable. Pedro es uno mas de los que abundamos en este mundo, nos dejamos deslumbrar por el brillo de las cosas, y no vemos q muchas veces es simplemente ORO DE TONTOS. Todos queremos tener siempre las mejores cosas, el mejor carro, el ultimo celular en el mercado, el mejor salario, el novi@ mas guap@, pero lo mas bonito, lo mas caro, no siempre es sinonimo de buena calidad. En esta vida hay dos tipos de persona, el que envuelve, y el que se deja envolver. Yo opto por hacerle creer a esa persona que me ha envuelto, al final quien mas rie soy yo.Hace unos dias estaba mirando la tv, y decian que en uno de esos paises europeos, las mujeres preferian a los hombres feos, q los hombres con caritas de angeles. Segun la encuesta las mujeres los preferian feos porque asi no tenian q preocuparse porque les robaran al marido, en el momento me causo tanta gracia, pero es la realidad. Muchos hombres y mujeres por el hecho de sentirse guap@s piensan q tienen el mundo a sus pies, y q pueden hacer y deshacer a su antojo y les vale un… centavo lo q los demas puedan sentir o dejar de sentir. Pedro, este consejo es para ti. Enamorate de alguien q te valore como persona, no te enamores de alguien q cause la envidia de los demas, porque al final lo perderas todo, y a estas alturas no podemos darnos el lujo de estar perdiendo el tiempo con cualquier “modelito”. Porque los a~nos te caen encima, la piel se te cae, y al final cuando te das cuentas ya eres muy viejo para encontrar a tu media naranja. Asi q deja de ser superficial y busca a alguien q te ame de verdad.

    Me gusta

  5. Lo difícil aquí es la recomendación de “enamórate de alguien que….” como si el enamorarse fuera algo como ponerse un vestido que se consigue fácilmente. El amor es producto de un intercambio de conocimientos y sentimientos. Tal vez lo que se está queriendo decir a Pedro es que mejor tenga una “actitud” más sana ante sus relaciones sociales.

    Me gusta

  6. Así es, el amor es involuntario. De hecho, estoy preparando un artículo sobre el amor humano y algunos aspectos interesantes del mismo. Creo que Pedro ha tenido un patrón que le ha resultado bastante dañino a él mismo. Por eso está revisando algunas cosas ahora. A él le tomó llegar a los 35 para sentir algún vacío de sus relaciones. Ojalá a otros que pasen por su situación no les tome tanto tiempo, pero nunca es tarde para revisar. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s