Policías y Ladrones

Era de noche y te juro que solo paramos para cambiar una llanta. Estábamos muy asustados porque todo estaba oscuro y, apenas terminamos, nos metimos al carro para irnos de ahí. Resulta que mi pareja me da un beso, pero ni siquiera un beso de esos fogosos, solo un ‘piquito’… como dice uno. Y en ese instante se hace de día. Y yo abro los ojos y veo entre los destellos unos números azules contra fondo blanco… la policía.

Así empezó la historia de Alex, quien me había prometido material para el blog. Según él, eso le sucedió más o menos en el 2002 pero, gracias a la encuesta #3 que hicimos, recordó este evento y consideró que era una historia que vale ser contada. Después de escucharlo, estuve de acuerdo.

– ¡Ciudadano, bájese del carro! ¿Qué están haciendo aquí? – dijo uno de los dos guardias, vestidos de verde y con las manos acariciándose los cinturones, cerca de sus toletes. – Deme su licencia y quiero la cédula de los dos.

Nosotros no sabíamos qué hacer, nos bajamos del carro y les dimos los documentos. Mi pareja, que era el conductor, le contó lo de la llanta baja. Inmediatamente, uno de ellos empezó a decirle, mientras el otro se reía:

– Tú lo estabas besando a él, seguro tú eres la mujer ¿Quién se monta a quién?.

Las manos de los guardias se paseaban por sus toletes, mientras hacían como si revisaran las cédulas y cortaban la distancia entre ellos y nosotros. Claramente querían asustarnos y la verdad es que lo consiguieron. Nos dijeron de todo. Al final nos dijeron nuestros nombres como para dejar bien claro que tenían nuestra información y amenazaron con llevarnos detenidos y llamar a nuestras familias. Aunque éramos mayores de edad, éramos jóvenes y me imagino que se les ocurrió que lo de llamar a la familia sería bueno para asustarnos. Yo pensé de inmediato que mi familia sabía de mí y que me conocen bien, así que nunca se creerían ningún cuento que un guardia con autoridad improvisada les dijera. Mi pareja, por otra parte, se asustó, pero conservó la calma.

Acabaron preguntándonos cuánto teníamos encima y nos quitaron toda la plata. No era mucho, porque ya íbamos de regreso del cine y entre los dos solo teníamos como veinte dólares, pero el punto no es la cantidad de dinero, sino el hecho mismo.

Ahora podemos contar la historia, pero mi pareja lloraba mientras manejaba de regreso, yo seguía asustado y sin saber qué decir.

Señores, quiero aclarar que mi intención con esta entrada no es más que mostrar algunas de las experiencias desagradables y tratos injustos (como decía la encuesta #3) que enfrenta la comunidad homosexual. Como he dicho en otra ocasión, conozco a Alex desde que éramos niños y a su pareja de ese entonces lo conozco bien también. De hecho, recuerdo cuando les sucedió eso de los policías. Sé que no me están mintiendo.

Sí – pensé yo de inmediato – definitivamente una historia para contar en el blog. ¿Algún comentario?

Anuncios

5 comentarios en “Policías y Ladrones

  1. Lamentablemente, la ignorancia sobre el tema Homosexualidad – o si es menos “bochornoso” buscarlo en la web o en la biblioteca: Orientación Sexual – es enorme aun en nuestra sociedad latina, donde aun en medio de burlas y falta de conocimiento se sigue buscando un rol sexual dentro de la pareja homosexual.Nos falta mucho por educar a la sociedad y a nosotros mismos.Interesante haber pasado por este blog.. no lo conocíaSaludos desde Venezuela!!

    Me gusta

  2. dr.r.

    Discrepo, como siempre, y sé que no es el motivo de la entrada, pero ni modo.Claro que es importante el rol que jugamos en una relación. Si no lo fuera ¿por qué la segunda pregunta después de cuál es tu nombre, es eres pasivo o activo? Nosotros mismos nos clasificamos y a la vez nos discriminamos en este asunto dentro de la comunidad. Pobre del que dice que es pasivo, de inmediato lo asocian a una pseudomujer frustrada. Y al final todos dicen ser activos o versátiles para sentirse menos gay o incluso nada gay. “´Él que lo mete no es”En el tema de la entrada. No hay que ser homosexual para ser discriminado o abusado. Recordemos el caso del joven negro que no dejaron entrar en Rock Café. Tengo unos amigos heteros que se los llevaron detenidos por besarse frente al edificio de ella, en realidad fue porque mi amigo se puso “rofión” pero igual no tenían sexo, solo se besaban.

    Me gusta

  3. JavierSC

    Bueno, fue muy lamentable lo que le paso a tus amigos. Pero aqui debemos hacer una separacion en esta mezcla. En primer lugar todos sabemos q el servidor publico, y sobre todo los policias y oficiales de transito les gustan conseguir las cosas mas faciles (el famoso juega vivo. Para la mala suerte de tus amigos, ellos se encontraron uno de esos, que valiendose de lo que vieron quisieron usar su poder para doblegarlos, y lo consiguieron. Obviamente fue la inexperiencia de estar en una situacion nueva, pero sinceramente los policias no tenian evidencia fisica para demostrar q ellos se estaban besando. Seguro se mancharon las manos al cambiar la llanta, anyway no vamos a entrar en detalles. Lo otro de lo que quiero hablar es sobre lo que menciona dr. r referente a lo de que nosotros mismos nos discriminamos, no creo que sea propiamente discriminacion, pienso mas bien que se debe al hecho que muchos gays, para ser mas exactos, los estilistas a veces son mas mujeres que las propias mujeres. De alli se desprende el hecho que a los pasivos los relacionen con mujeres. Pero eso no es totalmente ciertos, porque conozco muchos pasivos que no dejan de ser muy masculinos. Asi que el punto no es tanto como te vea, sino lo que te guste hacer en la cama. Con referencia a aquellos que dicen q son versatiles para no decir q son pasivos, bueno te lo voy a resumir de esta manera, una vez me dijo un chico que el no tenia “problema de estacionamiento”, cuando le pregunte que queria decir el respondio q a el le daba igual ser lo uno o lo otro (act/pas). Asi q no lo veas como una demostracion para ocultar sus gustos, miralo desde el punto de vista de gustos. El simple hecho de que a ti te guste el helado de chocolate con sirope de caramelo, no significa q me tiene q gustar a mi o tiene q gustarle al resto de la humanidad, habra quienes prefieran el helado de fresas con sirope de chocolate, ten presente que en gustos se rompen generos.Ahora para finalizar, no queria pasar por alto lo de la discriminacion, pero diganme cuantas veces nosotros mismos no discriminamos a los demas? Cuantas veces no han pensado “hay no me gusta salir con fulanito porque es muy aburrido”, o “a sultanito no lo invites sino te va a arruinar la fiesta” o “a perensejo no lo invites q yo no me hablo con el”, por Dios senores, despierten, aunque parezca tonto, eso tambien es discriminar, solo que no nos damos cuenta. Que sea mas obvio en otros casos, pues claro, porque acostumbramos a ver la astilla en el ojo ajeno y nunca vemos la q llevamos nosotros mismos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s