Generaciones y aceptación gay

Anoche celebramos el cumpleaños de Ron (el del vodka con sangre) en un restaurante de la localidad. Por alguna razón, uno de los asistentes trajo el tema de los hombres mayores que han tenido familia, esposa, hijos y todo el paquete (incluyendo la casa con cerca blanca y un perro) y, luego de muchos años, dejan todo aquello y entablan relaciones de pareja con otros varones, a veces menores que ellos, a veces no.

Las teorías cruzaban sobre la mesa a toda velocidad y yo pensaba nuevamente en el tema de la bisexualidad y las infinitas explicaciones para un comportamiento como el descrito por el amigo de Ron.

Esta no es la primera vez que el tema surge en una reunión social a la que yo haya asistido y, cada vez que alguien trae el tema a la mesa, me hace pensar que la bisexualidad sigue siendo un misterio para mucha gente y el potencial homo y heterosexual en todos los seres humanos parece seguir siendo difícil de aceptar para la mayoría de las personas. Creo que no todos ven a las personas como potencialmente bisexuales, me pregunto si esto se debe a alguna connotación especial que la gente atribuya a la bisexualidad.

Lo cierto es que muchos varones casados y con una vida tradicionalmente heterosexual han estado en contacto con sus deseos homosexuales por largo tiempo, otros recién empiezan a descubrirlos o bien hasta ahora empiezan a permitirse actuarlos. Varios de ellos han mantenido relaciones extramaritales con otros varones durante años o bien han tenido encuentros homosexuales casuales con extraños o conocidos pero de manera fugaz y furtiva.

Me pregunto qué piensa la gente allá afuera. Entre lo que se dijo anoche, estaba aquello de que antes no era así o que sí era pero ahora se esconde menos. Alguien comentaba cómo la aceptación y la tolerancia al tema homosexual a crecido en Panamá y yo mismo relataba con otro asistente que la creciente aceptación puede verse en los colegios, donde algunos jóvenes homosexuales reportan tener un grupo de amigos gays en la escuela, cosa que era casi impensable para los jóvenes de hace años, incluyendo a esos que hoy día dejan a sus mujeres y familia para formar parejas con otros hombres.

Parece que las cosas sí van cambiando a medida que las nuevas generaciones reemplazan a las anteriores. Me gustaría saber cuáles cambios han notado ustedes ¿cómo es o fue para ustedes ser jóvenes con la orientación sexual que tengan (la que sea) y cómo es diferente de las generaciones actuales o pasadas? ¿Qué idea tienen de cómo se manejará el tema en el futuro?

Anuncios

10 comentarios en “Generaciones y aceptación gay

  1. Yo no le veo mayor misterio a la bi-sexualidad. Se reacciona ante lo que produce éstímulo sexual. La decisión de seguir adelante depende del código sexual — moral, ético, religioso etc…– del sujeto. Lo que yo veo digno de estudio es el manejo del afecto especial si éste surge y, especialmente por qué surge si nunca había aparecido antes.

    Me gusta

  2. Es que la sexualidad incluye más que la práctica sexual, Alejandro. Cuando yo hablo de bisexualidad también incluyo el afecto, no únicamente las prácticas sexuales con ambos sexos, las cuales son manifestaciones bisexuales pero no son todo lo que implica la bisexualidad. Incluyo las fantasías con gente de ambos sexos, los afectos hacia gente de ambos sexos, etc. El componente afectivo siempre está ahí y es parte de lo que produce un a reacción de excitación sexual.La gente no reacciona a cualquier estímulo sexual, si fuera así no seríamos selectivos, no sólo entre gente de géneros distintos sino entre personas gordas o delgadas, feas o bonitas, altas o bajas, etc. No nos importarían las características de los demás.El estímulo sexual debe cumplir ciertas características y tal vez el deseo hacia ese estímulo haya existido desde siempre de forma consciente o inconsciente, pero lo que aparece luego en la vida es la práctica sexual, aunque el afecto haya estado allí desde el principio.

    Me gusta

  3. You hit the nail on the head. Good for you!Pero, como conductista, hasta un hueco en un tallo de plátano puede ser un estímulo sexual…. Lo jodido es que el tipo se enamore del tallo.De paso, varios amigos me han comentado que les gusta ver cómo nos interaccionamos con los dos blogs.

    Me gusta

  4. bueno Alejandro, hasta un zapato puede ser un estímulo sexual para algunas personas. Yo soy psicoanalítico, no conductista, y sabes bien que nosotros nos fijamos más en el proceso detrás del hecho que en el hecho por sí mismo. Pero si quisiéramos traducirlo al conductismo, estarás de acuerdo conmigo en que ese hueco en el tallo o ese zapato no es un estímulo sexual primario sino que se convirtió en estímulo sexual por una serie de asociaciones con algo que sí era un estímulo sexual real.Por eso digo que la práctica sexual bisexual (porque se dé con ambos sexos) no es solo la conducta sino todo lo que significa esa conducta en la mente de la persona, incluyendo el afecto y las fantasías. Cuando la conducta se da, hay todo un bagaje que la sostiene y que existe en la mente de ese individuo.

    Me gusta

  5. Estamos de acuerdo, por eso surgió el cognitive behviour therapy porque el conductismo puro se quedaba demasiado corto.Oye, que sí estoy de acuerdo contigo…..Yo creo que si nos escuchan nuestros pacientes dirán “estos dos están pa’ los tigres ¿ cómo logran entenderse?” Es que aunque pertenezcamos a distintas escuelas hablamos el mismo idioma.En China nos explicaban que hay tantos idiomas diferentes muchos no logran entenderse hablando, pero sí escribiendo porque la escritura es la misma.

    Me gusta

  6. Ahh!… esta gente conductista que se resiste tanto al psicoanálisis y al final acaban “descubriendo” lo que ya sabíamos los analíticos. jajajajaa… saludos, Alejandro.Y a todos los demás: no se imaginan las divertidas que nos pegamos los terapeutas cuando hacemos discusiones teóricas. Es parecido a un deporte dentro del gremio, le sirve a uno para afilar el instrumento que tiene entre las dos orejas.

    Me gusta

  7. dr.r.

    Y volviendo al tema del chat… ¡Por favor intercambien los emails! Y perdón, pero no hay que ser psicólogo para entender el chat que tienen uds. No pensé que el objetivo del blog era chatear con el Sr. Cantón.Yo como mortal puedo decir que no creo en la bisexualidad. Si bien todos nacemos con un potencial que se moldeará por diversos factores, la bisexualidad es una cortina, según como lo veo yo, para no enfrentar lo que se supone es malo o está mal. Los dejo con un viedo que me pareció adecuado. (Sr. Cantón escuche la moraleja al final)

    Me gusta

  8. jajajaja… ok, Dr. R. Esos son videos de “Manigüis” en el programa “desde gayola” que se pasaba en México hasta hace un año más o menos. Para los que no sepan, el programa hacía un excelente trabajo apropiándose de los estereotipos más evidentes sobre muchas cosas, incluyendo sobre la gente homosexual. Manigüis es un personaje creado de acuerdo a todos los estereotipos que se le aplican a la gente gay y, a través de ese personaje cómico, se emplea el humor para criticar la homofobia y las vicisitudes que pasa la gente con el tema de la diversidad sexual. Si uno no se siente ofendido sino que ve el trabajo de estos actores como una forma humorística de colocar un espejo frente a la cara de la sociedad y mostrarles las formas tan ridículas de funcionar que tenemos (homos, heteros y bis), se le puede sacar mucho provecho.Gracias por el aporte Dr. R. A lo mejor escribo algo sobre esa serie de sketches en algún momento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s