El Consejero Abusador

Yo tenía veintiún años, estaba en la universidad y estaba empezando a descubrir estas cosas. Ya sabes cómo a los de antes nos tomaba más tiempo. Ese día las cosas habían pasado más allá de un juego entre Daniel y yo. Me alteré mucho, me preocupé tanto que no podía quedarme quieto… lo único que se me ocurrió hacer fue llamar al padre de la iglesia, el que era tan amigo mío desde hace tiempo porque necesitaba hablar con alguien.

Así comenzó el relato de Miguel, un lector del blog que me contactó por GoogleTalk y me contó su historia, pidiéndome que la publicara y comentara al respecto. “Tal vez pueda ayudar a otros” – escribió en algún momento.

Luego de leer su historia, admiré su valentía y decidí acceder a sus deseos y ponerla aquí. Tuve que ayudar un poco con el formato y la gramática para poder publicarla pero la historia es real, solo han sido cambiados los nombres, aunque Miguel quería que los publicara.

Eran las once de la noche cuando al fin llegué a casa del cura, me recibió muy bien y me llevó a su cuarto, dijo que ahí estaríamos más cómodos porque los otros curas del colegio podían salir e interrumpir la conversación a media noche si nos quedábamos en la sala. No era la primera vez que yo visitaba su habitación y nos sentábamos a hablar, desde que estaba en el colegio yo solía ir a la oficina del padre y hablar con él durante mucho tiempo, varios muchachos íbamos a su oficina, era el cura más popular de la escuela, todos lo queríamos mucho. Después de graduarme, yo lo visitaba en la casa cural y muchas veces hablábamos en su cuarto. Estar ahí no era nada extraño para mí, pero nunca esperé lo que estaba por suceder, sobre todo con lo alterado que estaba yo.

No he querido continuar el relato de manera tan textual como lo recibí por el googletalk, sin embargo, creo que ya todos imaginan lo que sucedió. Miguel estaba muy alterado, perdido con la preocupación de haber cruzado un límite con Daniel que no había previsto. Su confusión y su incertidumbre sobre su propia identidad, quién era en verdad y lo que significaba su reciente interacción sexual con otro varón le llevaron a contactar a la persona a quien le había confiado todos sus secretos desde que era chico: el padre Alejandro.

El cura lo escuchó por un rato, luego trató de abrazarlo usando el pretexto antiguo de tratar de confortarlo mientras lloraba. El abrazo se convirtió en otro tipo de contacto físico que implicaba al sacerdote quitándose la ropa y acariciando a su aconsejado de manera inapropiada. Miguel cuenta que él estaba literalmente “paralizado”, describe una sensación muy extraña que no había sentido nunca antes y que no experimentó nunca más: no podía moverse. Además, narra su experiencia de manera muy particular, una forma que he escuchado antes con algunos pacientes (varones y mujeres) víctimas de abuso. Miguel parece haberse disociado; experimentó una reacción psicológica defensiva frente a una situación demasiado intolerable para su estado mental del momento, el cura le hizo mucho daño, aunque no pudiese probarlo con ninguna evidencia física. Nunca más pudo confiar en el padre Alejandro, quien lo despidió luego del evento. Miguel tomó un taxi en la madrugada y se fue a su casa en silencio y con una sensación de “suciedad”.

Estas cosas pasan todos los días en este país. El cura esperó a que el muchacho fuera mayor y/o que se encontrara en una situación muy vulnerable para hacer su avance sexual. Cada historia de abuso es impactante y no hay recetas mágicas para sentirse mejor luego de haber pasado por una situación así. Miguel fue a tratamiento de psicoterapia durante años luego de lo sucedido, mejoró mucho, pero cuenta que su confianza en el terapeuta fue una de las cosas más difíciles de conseguir (y nadie puede culparlo), incluso luego de años, y de haber mejorado de manera muy marcada, todavía dice tener dificultades para confiar en otros. Le agradezco infinitamente su confianza en mí y el honor de haberme elegido como vehículo para ejercer su deseo de ayudar a otros a través de contar su historia.

A los demás lectores solo puedo recordarles que sean muy críticos y cuidadosos, los abusadores están allá afuera y, aunque no es necesario ser paranoides de la noche a la mañana y pensar que todos quieren hacernos daño, también es importante que los seres humanos estemos parados en la realidad y sepamos elegir y cuestionar bien nuestras relaciones de amistad, pareja y demás. En especial las relaciones terapéuticas poseen límites que no deben ser sobrepasados, no importa cuál modelo terapéutico se siga, no hay excusa para ciertos tipos de transgresión. Por eso no estoy de acuerdo con la práctica de algunos psicólogos y psiquiatras allá afuera, hay diferencias abismales entre comprender y explicar los afectos del paciente y satisfacer los deseos de un terapeuta perverso que busca usar a sus pacientes para algo que no se atreve a vivirse en su vida personal.

Tengan mucho cuidado.

Anuncios

3 comentarios en “El Consejero Abusador

  1. dr.r.

    Gracias a Dios (que no tiene la culpa de las cosas que hacen sus embajadores ante la humanidad, por eso yo no creo en la iglesia) él pudo recuperarse de ese abuso, pero y ¿qué pasa con los que no?. Hay muchas formas de abuso y desgraciadamente los jovenes homosexuales son una población muy vulnerable a estos ataques. Lástima que no existe un bien estructurado grupo de apoyo para ellos. Aunque sea algo anónimo.Ojalá todos pudieramos enfrentar nuestros demonios y seguir adelante y perdonar a los que nos hacen mal. Al final si ese cura cree en lo que predica, el juicio final lo espera.Miguel te felicito por seguir adelante. FUERZA

    Me gusta

  2. JavierSC

    Es muy triste saber q las personas en las q mas confias, sean precisamente las personas q mas dano te hacen. Como dice dr. r, tuvistes mucha suerte en poder superar ese evento q te marco en tu vida, pero hay muchas personas q no pueden pagar un terapeuta, q no cuentan con los recursos, con una persona q los ayude a sobreponerse a un abuso como esto. Yo he sabido de situaciones mas tristes todavia, el caso de una chica dominicana q vivia con su madre y su padrastro, el padrastro abuso de ella, al llegar su madre, ella le conto lo q le habia pasado, su madre quizo hacer justicia con sus propias manos, y lo q encontro fue la muerte en manos de su marido,ante tanta calamida, la chica salio corriendo casi desnuda por las calles, como autodefenza su memoria quedo en blanco, ella no recordaba quien era, ni donde vivia, un vendedor ambulante la vio desnuda por las calles, le dio ropa y un techo. Esta chica se dedico a vender golosinas en las calles, ella se metio en la escuela, y seguia vendiendo sus golosinas, hasta q un dia, por cosas del destino su tia la vio y la reconocio, ya habian pasado un par de anos desde q habia sucedido todo, la tia no podia creer q por fin habia encontrado a su sobrina, pero no estaba segura de q se trataba de la misma persona, asi q le pidio a la abuela de la muchacha a q la acompanaran a comprobar de q se trataba del familiar perdido. El punto es q para muchos es facil pensar q uno puede seguir adelante, pero la manera en q todos reaccionamos a las situaciones, a los medicamentos, a las terapias es tan diferente entre unos y otros. Solo hay q tener mucha paciencia con la persona q esta atravesando por una situacion traumatica. Pienso q con lo q le paso a miguel, todos aprendemos, pero lo mas importante es poder educarnos, tratar de aprender a combatir el miedo y poder decir “esto no esta bien” o “detente”.

    Me gusta

  3. Muchachos: valoro mucho sus comentarios y me pregunto por qué no se habrán generado más comentarios en esta entrada. Este es un tema incómodo y difícil de manejar para mucha gente, ¿será por esto que se han limitado los comentarios?Gracias por comentar a uds. dos Dr. R y JavierSC

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s