Tranquilizarse

Hace aproximadamente un mes he tenido la mente ocupada en un movimiento importante en mi carrera como Psicólogo Clínico. Luego de la tesis que inició este anecdotario virtual, algunas cosas que había dejado en espera han ido apareciendo nuevamente y han corrido a toda velocidad para formar la fila de las nuevas prioridades. Una de esas acciones que debo tomar (cuando se dé les contaré de qué se trata) ha tomado más y más de mi atención y me ha evitado escribir en el blog durante la última semana. Lo cierto es que he estado muy ansioso para escribir… supongo que es todo aquello de que el lenguaje requiere cierto grado de elaboración.

Pero esa ansiedad ha ido amainando con el paso de los días y, aún cuando estaba en su punto más alto, no me impidió seguir funcionando diariamente y todo eso me llevó a pensar en la capacidad de tranquilizarse a uno mismo frente a las ansiedades internas y externas (que se sienten igual, por cierto). Así que, siendo que no he escrito hace días y les debo una vuelta por el blog, quería comentar sobre esa capacidad humana de tranquilizarse uno mismo.

Resulta que cuando somos niños, nuestro cuidador principal tiene el papel importante de poder saber cuándo tenemos alguna necesidad y poder satisfacerla – es importante comentar que todas las necesidades se vuelven ansiedades en algún momento y pueden sobrepasar la ansiedad y convertirse en angustia si no se atienden a tiempo – pero ese cuidador principal no puede permanecer con nosotros toda la vida (al menos no en la realidad física) así que debe pasarnos esa capacidad de tranquilizarnos a nosotros mismos y, con ella, sembrar la semilla para que podamos, eventualmente, tranquilizar a otro. ¿Sí ven como los estilos de paternaje/maternaje se pasan de una generación a la otra?

¿Recuerdan cuando sus mamás (o papás, da igual) los escuchaban llorar en la cuna y se daban cuenta que ustedes tenían hambre, así que les daban comida para calmar la necesidad? El que lo recuerde merece ser estudiado porque eran muy pequeños para eso. Sin embargo, mi sentido arácnido me indica que tal vez recuerden si alguna vez tuvieron miedo por la noche y sus papás los dejaron dormir con ellos. Bueno, esa es otra forma de tranquilizar. ¿Qué me dicen de aquella vez en que estaban enfermos y sus papás los cuidaron? o cuando eran adolescentes y les rompieron el corazón por primera vez y su mamá (o papá, ya dije que da igual) les hizo saber que entendía cómo se sentían y les transmitió la confianza en que las cosas mejorarían.

Bueno, sucede que todos esos eventos y los que se parezcan nos van dando la capacidad de tranquilizarnos a nosotros mismos. No, no es a través de modelamiento, es más bien a través de introyectar (Dios mío qué palabra tan rara, debe ser una vulgaridad) de la experiencia que tuvimos con quien nos tranquilizó.

Tranquilizar no significa decirle a otro “todo va a estar bien”, eso no ayuda por sí solo, es más complejo que eso, implica empatía y un entendimiento peculiar entre dos personas. Y es todavía más complejo cuando se trata de calmar nuestras propias ansiedades pero todo empieza ahí, en las respuestas de nuestros cuidadores a nuestros primitivos llantos infantiles cuando habitábamos la cuna (y la mente) de nuestros padres. Recibir este tipo de cuidados es la forma en que nuestros padres permanecen con nosotros para siempre, porque aunque mueran o se separen de nosotros por una u otra razón, frente a las ansiedades siempre recurriremos a la forma en que fuimos tranquilizados alguna vez. Siempre tendremos a esos papás internos que pueden tranquilizarnos y tener la confianza en que las cosas van a mejorar.

Es una función brutalmente importante si lo piensan, piensen en las personas que cometen suicido, por ejemplo. En esos momentos en que se planea o se comete el suicidio, cómo la esperanza y la confianza en una vida mejor (no “mejor vida”) falla por momentos. Sí, nuestros cuidadores son más importantes de lo que la gente cree.

Quienes no han conseguido desarrollar esta capacidad desde su infancia pueden hacerlo aún en la adultez. ¿A que no adivinan cómo? Vamos, 100 puntos para quien lo diga primero, a ver… Exactamente, en Psicoterapia. Así que si sienten que las presiones de la vida son demasiado para ustedes y eso es algo recurrente o sencillamente muy intenso, pues dense una vuelta por un consultorio (de alguien bien entrenado, no de cualquiera por favor) y seguro les podrá echar una mano.

Así que en situaciones como las que he vivido en este último mes, recuerdo mirar a quienes ya llevan canas en mi familia y agradecerles por haberse tomado el tiempo de cambiar mis pañales y decirme que lo que tenía era sueño y que se quitaba con dormir, o hambre y que se quitaba comiendo, o preocupación y que definitivamente no se quitaba engullendo otra hamburguesa. También me toca agradecerles por promover mi propia búsqueda de formas nuevas de tranquilizarme, entre esas encontré que trazar líneas en un papel acababa generalmente dejando una imagen simbólica que representaba lo que me sucedía y así empecé a dibujar cuando tenía 5 años.

Por cierto, luego de sentirme abrumado por varias semanas, como quien se zambulle en un mar de complicaciones que debe pasar de todas formas, finalmente creo que puedo respirar bajo el agua y las cosas van a estar mejor.

Saludos,

Anuncios

7 comentarios en “Tranquilizarse

  1. Abraham

    Hola Dr.Muy interesante y profunda esta entrada de su blog.La forma en que explico lo que nos sucede a todos en la niñez me gusto mucho ya que esta sumamente clara y fácil de asimilar.Una aporte que quiero hacer con respecto a la ansiedad o estrés que nos ocasionan a diario las diferentes situaciones por la que pasamos, son tres 3 insights que utiliza la corriente psicológica cognitiva – conductual1-Yo me perturbo a mi mismo (no son los otros ni las circunstancias, el problema no es la situación sino como pensamos de la situación)2-Si aprendí de una forma puedo aprender de otra.3- El cambio requiere mi esfuerzo. (El cambio requiere esfuerzo y trabajo y muchas veces causa sufrimiento.)Estos 3 insights son fundamentales en la corriente cognitiva y funcionan en base al procesamiento que realizamos sobre los estímulos, situaciones o hechos por los que atravesamos a diario, al pasar por esto que mencione nosotros tenemos un pensamiento sobre esas situaciones o estímulos, y muchos veces en base a esos pensamientos actuamos y tenemos consecuencias ya sean positivas o negativas.Una sugerencia es que pensemos las cosas antes de actuar o de decir algo, y también que las cosas en la vida no son blanco y negro y que siempre es bueno tratar de buscar otra alternativa para solucionar los problemas o inquietudes que nos aquejan a diario.Quizás esto que comente le pueda servir a alguien como una pequeña orientación ya que estos conceptos que exprese son fundamentos muy básicos de la corriente cognitiva la cual en una terapia psicológica profundiza en esto, por eso quiero que se tome como una pequeña orientación solamente.Cambiando el tema un poco quisiera sugerirle a usted Dr. Álvaro que un futuro realizara un análisis de la película en Busca de la Felicidad que fue interpretada por Will Smith.Le digo que un futuro porque se que esta muy ocupado con sus proyectos así que le dejo esto a modo de sugerencia.Una ves mas le digo excelente esta entra sobre tranquilizarseSaludos

    Me gusta

  2. JOE

    En este tema puedo comentar lo siguiente, es bueno como dices aprender a canalizar esa energía, en tu caso con el dibujo, cuando tienes ansiedad mejor buscar la manera de relajarse y ocupar tu mente en otras cosas, hace unos años sufrí una crisis de ansiedad por un tema particular, y canalicé esto entrenando en el gym, la verdad fue bueno, porque para ese entonces estaba algo fuera de línea, y me ayudó en dos sentidos, a mi salud física y mental. Pero cada uno debe aprender a buscar la forma de tranquilizarse y sentirse bien, ya sea con un flash back de la seguridad que te dieron tus padres.Pero amigos todo este tema es un comercial de Alvaro para que vayamos a su consulta, jeje, just kidding Amigo, me parece bien tu sugerencia, saber que no todos podemos resolver las complicaciones de esta vida, y hay personas profesionales que nos pueden ayudar, como en el caso de una pérdida de un familiar, una enfermedad terminal, por mencionar algunos o cualquier otro problema que nos afecte.Slds.

    Me gusta

  3. Abraham: muy buenos aportes, como siempre. Efectivamente, en muchos casos es nuestra forma de interactuar con la situación o cómo la percibimos lo que produce nuestras ansiedades o síntomas. Hay situaciones universales, sin embargo, como los duelos, los abandonos, etc. Pero incluso en esos casos nuestras reacciones pueden ser desproporcionadas dependiendo de nuestra historia y nuestra capacidad de tranquilizarnos a nosotros mismos.Alejandro: Don’t you just hate the so called “real world” sometimes? But then again, what is the real world? We all live in our own little version of it. In a way, we Clinical Psychologists get to see so many of those versions… that’s one of the reasons why I love this job.Y bueno, me gusta pensar que puedo echar una mano de vez en cuando. Ojalá sea así y tal vez pronto podré hacerlo de manera más cómoda.Joe: Shhh!! nadie tiene que saber que es propaganda… oye, yo también tengo que comer.. jajaja..No es cierto, ahora que lo leí otra vez, sí suena a propaganda pero bueno, uno tiene que promover lo que sabe que es bueno.Por cierto, el gimnasio me ayuda mucho a mí también. Todos encontramos nuestras formas de lidiar con las ansiedades y es importante que sean formas sanas. Es decir, hay gente que usa drogas o come en exceso o tiene una promiscuidad sintomática, etcétera, etc.

    Me gusta

  4. Al final, hay quienes comen mocos… De todo hay en la viña del señor…Pero tienen razón todos. Hay que manejar el stress de la manera más saludable. En mi caso, los bonsáis, leer este blog, escribir el mío, bicicleta fija y pesitas todos los días, salir con los amigos que quedan y, mientras sea posible, echar mano a los buenos recuerdos….Un abrazo de oso a todos.

    Me gusta

  5. dr.r.

    Alvaro dijo…¿Recuerdan cuando sus mamás (o papás, da igual) los escuchaban llorar en la cuna y se daban cuenta que ustedes tenían hambre, así que les daban comida para calmar la necesidad? El que lo recuerde merece ser estudiado porque eran muy pequeños para eso. Y yo me reí mucho, porque pensé. “Alvaro qué le pasa ta loco a esa edad no hay memoria…” y luego seguí leyendo, jajajajajajajaYo debo agradecer a mi Pareja por el excelente método de tranquilizarme que tiene, ya que me ha ayudado mucho en estos últimos días

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s