Si nos dejan

Hoy les coloco otro vídeo enviado por el Dr. R. (se nos está convirtiendo en el buscador oficial de vídeos para el blog) para que se entretengan mientras esperamos los resultados de las elecciones estadounidenses.  Desde el puesto presidencial hasta la proposición 8, hay muchas cosas en juego esta vez y, como sabemos, el resultado de esta votación afecta no sólo a los Estados Unidos de América, sino a todo el planeta de una forma u otra.

Con referencia al vídeo a continuación, parece haber mucho interés en la comparación de cómo se lidian las expresiones afectivas en generaciones distintas.  Todo el tema del Silverfox, la homofobia interna, el romance y la juventud están presentes en este corto sin palabras que se titula “Si nos dejan”.  Saludos!

 

Anuncios

8 comentarios en “Si nos dejan

  1. Anónimo

    Si nos dejan…hacer lo que queremos cuando lo sentimos sin temor, interesante la verdad que se pueda dar, aunque pienso que se está dando en nuestro país en pequeñas muestras que he podido ver por ejemplo: en el cine, en el mall, en los conciertos, en restaurantes, teatro, etc. Hoy casualmente le comentaba a un amigo, ¿a qué le temen los que tiene prejuicios y discriminan?, ¿cuál es el gran temor?, ambos nos preguntábamos eso.Muy buen video,Tiferet

    Me gusta

  2. Anónimo

    Temor, interesante palabra… pero sí! es temor lo que no nos deja ser totalmente libres.A la discriminación laboral, o las cosecuencias de ser gay en los trabajos, a eso le temo.Y no es que me pase, es que me afecta directamente, Y reciente reciente hablabamos de eso, porque en estos tiempos de cambios de gobierno es como si uno caminara sobre la cuerda floja.Aún en estos tiempos algunos tenemos que tener más cuidado que otros.dr.r.

    Me gusta

  3. Vencer ese miedo o ese temor depende de cada uno de nosotros. En esta sociedad, cuando sentimos que caminamos por la cuerda floja a la vez nos sentimos demasiados inseguros, como si no tuviésemos un arnés que nos ayude si caemos. Si, hay que cuidarnos mucho, aún hay mucha maldad, discriminación y mala fe.El temor nos impide hacer muchas cosas, por ejemplo, expresarnos, caminar tranquilamente, hablar, sentir, trabajar mejor de lo que lo hacemos.Les dejo con una frase que leí recientemente mientras investigaba sobre el nudismo masculino en el arte, la dijo el artista francés Jean Cocteau, y creo que se aplica a lo que conversamos aquí: “Eso que rechazan o discriminan de ti, eso eres tu, cultívalo”.Saludos.

    Me gusta

  4. “Si nos dejan… nos vamos a querer toda la vida, si nos dejan… nos vamos a vivir a un mundo nuevo. Yo creo podemos ver el nuevo amanecer de un nuevo día, yo pienso que tu y yo podemos ser felíces todavía (…)”Es es la letra con que comienza la canción con la cual se titula este video. Creo que no se pudo buscar una mejor canción que esa, algo sumamente esperanzador y que se identifica con el temor que aquí se ha estado hablando.Creo que una de las formas de vencer ese temor, de ser libres, de que por fin nos dejen ser nosotros mismos es seguir manteniendo nuestras convicciones y nuestros ideales bien altos, continuar en la lucha por nuestros derechos y nunca apagar nuestras voces de protesta de querer vivir en una sociedad más justa, equitativa, tolerante y respetuosa, en donde los amaneceres en verdad traigan nuevos días sin tener que irnos a vivir a otros mundos.Saludos.

    Me gusta

  5. Anónimo

    Si nos dejanNos vamos a querer toda la vidaSi nos dejanNos vamos a vivir a un mundo nuevoYo creo podemos verEl nuevo amanecerDe un nuevo díaYo pienso que tú y yo Podemos ser felices todavíaSi nos dejanBuscamos un rincón cerca del cieloSi nos dejanHaremos con las nubes terciopeloY ahi juntitos los dosCerquita de DiosSerá lo que soñamosSi nos dejanTe llevo de la mano corazónY ahi nos vamosSi nos dejanDe todo lo demás los olvidamosSi nos dejan cuando entre al blog y vi el titulo de la entrada me acorde de esta cancion, parece que no fue el unico.Un amigo gay aca en USA me pregunta como es la vida gay en Panama, definitivamente que aca en USA es un poco mas abierto le conteste, en mi pais no es tan facil pero, si te “Dejas” la sentiras mas dura. Hay veces que ciertas incomodidades nos las hacemos nostros mismos. Hay veces que nadie nos esta señalando, simplemente es nuestro cerebro que esta ejecutando lo que hemos aprendido que no es correcto. Hace varios años, sentado solito en una mesa a fuera de un restaurante bar gay en la Calle Lincoln Road en Miami South Beach, se me acercan don señores y me preguntan si podian estar en la mesa porque todo estaba lleno y yo estaba solo, les dije que si, iniciamos conversacion, uno tenia 45 y el otro 42, pareja desde hace muchos años. yo les dije asombrado que jamas habia visto dos hombres y dos mujeres agarrados de manos por la calle, dandose un beso y dando un paseo tan ameno en una tarde de verano. Ojala se pudiera vivir esa libertad en mi pais le digo, el mas viejo me dice, aprovecha que estas aqui y vivela, me gustaria pero no tengo con quien, le dije, me dice yo te puedo complacer, la pareja me dijo adelante, yo los veo desde aqui, nos levantamos de la mesa, me tomo la mano derecha y me la beso, caminamos buena distancia, tenia lagrimas en mis ojos, era una sensacion como haber salido de la carcel, creo, en realidad no se porque nunca he estado tras los barrotes pero, sentia libertad. cuando veniamos de regreso, frente a nostros venian caminando dos chicas agarradas de manos, Dios mio el mundo es tan grande pero a la vez tan pequeño, eran panameñas, a una la consco de vista y la otra estaba en la misma escuela que estudie pero no ibamos en el mismo año, estuve con su hermano en el mismo salon de clases, ellas no me habian visto, se veian tan orgullosas una agarrada de la otra con la mirada en alto. La que me conoce me miro y se sonrio con cara de sorpresa, yo le sonrei tambien. Cuando avance, mire para atras y tenia las manos en la cabeza, moviendola de un lado para otro, como diciendo Dios mio no lo puedo creer, yo me moria de la risa y el green go preguntandome que pasa. Si nos dejan seria tan rico. Un dia estando por via españa, con un super amigo, comiendo y conversando, me dice que tenia que ir para a la Ulacit a una clase, era temprano todavia asi que decidimos caminar porque yo vivo cerca de esa universidad, cuando vamos caminando le digo, a que no te atreves a que te agarre la mano y caminar todo el trayecto,le entro una risa de nervio y no me contesto, de repente me agarra la mano, y no me la suelta, se me contagio la risa nerviosa, era de noche, yo iba del lado hacia la calle, los carros pasaban y sentia como si alguien me fuera agredir, tirandome algo o gritaran cualquier barbaridad, cuando ibamos por al frente del hospital san fernando, un carro bajo la velocidad, y alguien grito velo cuecon, no nos soltamos seguimos, yo trataba de nomirar para la calle hasta que llegamos a la esquina donde esta la universidad y nos soltamos las manos, nos sentiamos como unos niños haciendo una travesuraEL VENEZOLANO

    Me gusta

  6. Un día en el cine en Albrook, saliendo de ver una película, mi pareja saludó a un amigo suyo que es gay y éste también estaba con su pareja. Curiosamente la pareja del amigo y yo nos conocíamos de cuando fuimos compañeros de trabajo. Para ese tiempo él no sabía que yo era gay… hasta ese día. Nos sorprendimos de vernos después de casi tres años. Lo GRATIFICANTE de todo esto fue decir en medio del pasillo “TE PRESENTO A MI PAREJA”.Se siente muy lindo esa sensación de presentar con orgullo sano a álguien a quien amas, delante de los demás (siempre que esa persona no se sienta incómoda).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s