Para Elegir Terapeuta

Hace días he recibido varias historias por diferentes fuentes (fuera del consultorio) sobre gente homosexual que ha iniciado tratamientos de “terapia” con otros “profesionales” (a veces colegas míos y a veces psiquiatras), pero que ha tenido una mala experiencia por lo que, según veo, es la forma de aproximarse al tema de la homosexualidad que tienen estos profesionales.

Es por eso que quiero escribir una nota al respecto, porque es importante dejar algunas cosas claras para que los lectores y aquellos a quienes conozcan puedan tomar decisiones informadas cuando se trate de elegir terapeuta.

Empecemos:

  1. En primer lugar, el objetivo de la terapia NO DEBE SER “cambiar” la orientación sexual del paciente.  Esto es de crucial importancia porque ha sido probado en múltiples ocasiones que lo único que se logra al perseguir este objetivo es lastimar al paciente, repitiendo el rechazo a su orientación que muchas veces dicho paciente experimenta en su vida cotidiana y que le impide tener una vida más productiva y feliz.  Si su terapeuta le dice algo como “eso se puede cambiar”, corra despavorido en dirección opuesta.
  2. Los terapeutas no deben ver en terapias paralelas a varios miembros de la misma familia.  Aunque raras excepciones pueden hacerse dependiendo de factores que no discutiremos aquí, es importante dejar claro que el terapeuta del hijo NO DEBE SER el terapeuta del hermano y al mismo tiempo el terapeuta del padre, la abuela, o la esposa.  No vayan a psicoterapia con el mismo terapeuta que está atendiendo a su madre o a su padre o a su hermano o a su mascota (especialmente si es a su mascota).  Si un terapeuta les dice que puede ver a varios de su familia al mismo tiempo (sin que sea terapia de familia) y que eso no producirá ningún problema, lo más seguro es que esté más interesado(a) en su dinero que en su salud.  Cambie de terapeuta.
  3. Los terapeutas tenemos áreas de especialidad.  Aunque estamos listos para ver una gran variedad de casos, la mayoría de los terapeutas desarrolla más un campo de acción que otros, sobre todo por el área de investigación que hayan elegido, el tipo de pacientes que ha visto en su mayoría, y otros factores.  Así, habrá terapeutas más dedicados a casos de problemas alimentarios, otros a problemas infantiles, otros a problemas relacionados a la diversidad sexual y otros más dedicados a trastornos problemas de lenguaje, etc.  Los pacientes tienen todo el derecho a preguntar sobre la experiencia y la formación de sus terapeutas. 
  4. Evalúen a sus terapeutas de la misma forma en que ellos los evalúan a ustedes.  Si hay algo que quieran saber, pregunten.

Los terapeutas somos personas y establecemos relaciones interpersonales diseñadas para permitir que los pacientes se observen a sí mismos y a su alrededor de manera más real.  Esto, paradógicamente, NO EVITA que las relaciones terapéuticas sean sinceras y espontáneas. Aunque se den dentro de un marco profesional, siguen siendo relaciones interpersonales y, como tales, son todas diferentes.  Cualquier incomodidad que sienta en la terapia, coméntela.  Poder hablar de todas esas cosas es parte del tratamiento y su terapeuta debe ser receptivo a críticas y poder explorar con usted el significado de esa queja.

Anuncios

13 comentarios en “Para Elegir Terapeuta

  1. Anónimo

    Doctor que quiere decir con eso de que los terapeutas son personas que establecen “relaciones interpersonales” para que los pacientes se observen a sí mismos y a su alrededor “de manera más real”. No capte bien ese concepto.omega

    Me gusta

  2. Anónimo

    Me gustarìa saber algo. Segùn tengo ententido en casi todos los paises del hemisferio occidental ya han eliminado la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, pero aùn asì hay algunos profesionales que insisten en seguir practicando viejas terapias para cambiar a los pacientes o simplemente tienen sus reservas al respecto.Me pregunto si hay alguna manera de denunciar a estos terapistas, si algo sale mal con el paciente, ejemplo si el paciente se hace daño o atenta contra su vida al descubrir despuès de años de tratamiento no ha podido eliminar o controlar los impulsos homosexuales. Es decir, si en Panama hay alguna organizacion de psiquiatras o psicologos que determina que terapias se pueden utilizar y cuales no porque una terapia mal administrada puede causar tanto o mas daño que el mismo problema.saludos

    Me gusta

  3. Omega, los seres humanos no vemos todos los aspectos de nosotros mismos a menos que estemos en una relación sana. Las relaciones mal hechas que se dan desde la infancia producen síntomas en las personas y las relaciones terapéuticas que están creadas de manera saludable, ayudan a que las personas se comprendan mejor a sí mismas y puedan liberarse de esos síntomas.Anónimo, me encantaría decirte que existe una entidad que regula esto, pero la realidad es que la Psicoterapia NO ESTÁ REGULADA legalmente en panamá. Algunas cosas de la práctica son observadas por el “Consejo Técnico de Psicología”, con cede en el Ministerio de Desarrollo Social. Pero ese consejo NO puede regular la práctica específica de la Psicoterapia. Tristemente, depende de cada profesional y de su formación y conciencia. Por eso es tan importante elegir el terapeuta y por eso es que pueden verse “profesionales” practicando cosas tan poco científicas como “el abrazo de la mariposa” o “hipnosis para cambiar de orientación sexual”.Tengan mucho cuidado.

    Me gusta

  4. Bueno, no quiero ser tan radical en este tema que sí es delicado. Sé que algunos homosexuales se ofenden inclusive al tocar este punto. Pero ahí voy con mi opinión.Hace unos años (no muchos) yo pasé por aquello de “curar la homosexualidad”. Busqué por todos lados información y hasta una psicóloga me atendió.Encontré un libro acerca del tema y comprendí por qué el “tratamiento curativo” falla siempre. Según el autor, el punto está en ver la homosexualidad como ENFERMEDAD, cuando en realidad no lo es. Y en algunos casos, es sólo UN REFLEJO de sentimientos de inferioridad, complejos no superados en adolecencia (ahí me pregunté por qué casi todos los homosexuales que conocí eran, al igual que yo el clásico “niño congo en educación física en la escuela que luego crecimos con resentimientos hacia los “varones” y actividades “masculinas”).Se mencionan los asuntos genéticos, los cuales todavía no son pruebas 100% confiables. Pues todo queda en teoría.Al parecer, según el autor, todo es cuestión mental, que al final lleva a ciertos individuos a la atracción al mismo sexo.Critica las terapias de castigo físico, adversión o asco artificial al mismo sexo, etc. por considerarlas inservibles por aquello de la recuperación expontánea. Más apela a métodos de autobservación en ciertas circunstancias, como por ejemplo, cómo nos sentimos acutalmente si estuviéramos entre un grupo de 10 hombres totalmente heterosexuales? Qué nos puede incomodar ante esa situación? y muchas otras situaciones en la vida diaria.Explica que aveces la sensibilidad natural en todo hombre es convertida en hipersensibilidad, y nos excusamos diciendo “característica gay que nos hace diferentes y hasta superiores…”Para resumir, a mí me sirvió de mucho porque aunque mi sexualidad ya estaba definida (era yo el que no lo aceptaba), me hizo recapacitar y sobretodo MADURAR y dejar de ser el “niño” que se queja de todos y por todo, para convertirme en hombre.Tal vez está orientado al hombre que sabe que se hay “algo” que lo hace homosexual. Pero eso ya es cosa de cada quién. Por eso no critico 100% si álguien desea pasar por una terapia “CORRECTA”. Al menos sabrá qué es lo que realmente quiere. Es un derecho de todo paciente y no debe ser eliminado castigando por ley a los psicólogos que deseen brindar ese servicio (siempre y cuando no utilicen métodos INHUMANOS y DESTRUCTIVOS).La cuestión es hacer que el individuo encuentra su propio destino.Y aquí vienen los tomatazos pero los acepto de todos modos:Lo que pasa es que siempre nos vamos con la idea de que hay “supuestos héteros confundidos y que en realidad son homosexuales…” Podríamos ampliar un poco más la mente y pensar que podrían haber “supuestos homosexuales confundidos que en realidad sean héteros…”Claro que este pensamiento es difícil de aceptar en la “comunidad” porque nosotros somos “más seguros que los héteros”El Título y autor del libro se los debo, pero prometo informalos en unos días.

    Me gusta

  5. Anónimo

    Hace un año tenia conflictos en cuanto mi orientación homosexual; me sentía un pecador y no lo soportaba. En un arranque de locura hice tonterias hacia mi mismo y acabe en el Psicoterapeuta y el Psiquiatra. Quiero decir que con la ayuda de ellos dos comence a conocer una vida sana que no tenia, comence a verme y a sentirme como una persona con el derecho de amar y ser amado sanamente. A ellos se lo agradezco un monton porque me he sentido como un hijo en formaciòn y les he agarrado hasta cariño dentro del marco profesional.

    Me gusta

  6. Entonces no hay una ley que regule o cree normas sobre la práctica de la psicología o psicoterapia en Panamá… ha habido tan siquiera algún intento de crear esta ley, al menos a nivel interno de ese “Consejo”? Creo que es muy necesaria. La ‘mal praxis’ de una profesión de este tipo puede acarrear consecuencias no deseadas o resultados no buscados (como sucede con la cirugía plástica), eso es algo muy delicado. Estoy de acuerdo con que debería existir alguna entidad que vigile el actuar de aquellos que trabajan con la ciencia de la vida mental, así como el caso de los abogados, en donde el Colegio Nacional de Abogados impone sanciones a quien practique de malana manera la profesión de la abogacía.Saludos.

    Me gusta

  7. Anónimo

    Tengo una consulta, estoy poniendome al día sober varias temas que no había leído y que no dejan de ser interesantísimos.Sobre el tema de la elección de los terapeutas, tengo una pregunta. Puedo pensar que un terapeuta homosexual es una características adicional que se puede considerar a la hora de la elección?Los terapeutas heterosexuales que traten estos temas existen en este país? Pueden llegar a entender a una persona de forma objetiva sin dejar influienciarse de sus propias convicciones?Yo creo que tuve suerte de encontrar un heterosexual que supo entenderme y enseñarme a usar las herramientas para ser la persona que quiero ser. No creo que todos tengamos esa misma suerte.Edwin

    Me gusta

  8. Anónimo

    Saludos:Simepre he tenido un conflicto interno sobre el manejo de la infedelidad. No es algo que me ha dejado dormir, tampoco sè si esto ya se ha tratado con anterioridad, pero, pero igual lo traigo al tapete.El ser humano mantiene esa característica de poder ser fiel? Siento que la sociedad ha querido forzarnos a ser fiel, cuando nadie lo es. Hace mucho vi un programa en Discovery y hace la analogía con el resto de las especies animales y solo un par de aves se mantenían fiel a su pareja. Mientras que el resto, por eso de la superviviencia de las especies, buscaban parejas sexuales constantemente.Al inicio encontramos a alguien que puede ser el hombre o la mujer de los sueños, pero los sueños termina. Hay que aprender a vivir con esto? Sobre todo nosotros los homosexuales?Gracias por el espacio y tiempo para hacer mi pregunta.Saludos.Edwin

    Me gusta

  9. Hola de nuevo,Como vemos, hay experiencias diferentes respecto a las terapias. Gracias por compartir.ERASMO Y ANÓNIMO:un grupo de terapeutas fundamos hace años algo que se llama la “Sociedad Panameña de Psicoerapia”, que es parte de la “Federación Latinoamericana de Psicoterapia” y a su vez del “Consejo Mundial de Psicoterapia” con cede en Austria. Las regulaciones son bastante estrictas y solo unos pocos Psicólogos y nos hemos certificado como Psicoterapeutas hasta el momento. La sociedad de psicoterapia intenta proponer leyes para regular la práctica porque es una profesión de mucho riesgo para los pacientes y para los terapeutas y es importante que una entidad vigile esto. Pero hasta el momento ha sido muy difícil, así que nos hemos volcado más hacia asegurarnos de entrenar buenos terapeutas y certificar a quienes cumplan con los requisitos.EDWIN:La orientación sexual del terapeuta será importante para algunos pacientes y para otros no. Algunos pacientes se sienten más cómodos tratando con un terapeuta homosexual porque sienten, entre otras cosas, que pueden haber pasado por situaciones comunes y que no necesitan “enseñarle” al terapeuta cómo se dan las cosas en la subcultura gay.Otros pacientes prefieren un terapeuta heterosexual por otras razones, como la necesidad de saber que alguien que no comparte su orientación les entiende. A otras personas les da igual siempre y cuando pueda ser un buen terapeuta.Lo cierto es que la orientación sexual de terapeuta NO debería influenciar su capacidad terapéutica. Lo que SÍ influye en esto es SU OPINIÓN PERSONAL sobre la diversidad sexual y SU PROCESO PERSONAL DE PSICOTERAPIA. Porque todos los terapeutas debemos estar constantemente revisando nuestros propios asuntos en terapia y, cuando sea necesario, en supervisión.Espero que eso responda sus preguntas.

    Me gusta

  10. Anónimo

    Para mr.pmMe parece que tu comentario es por demas un poco fuera de foco y falto de respeto. No lo tomes a mal ni como un tomataso como tu mismo escribiste. Yo te pregunto si alguna vez te has emocionado con la belleza de un cuadro o has llorado viendo un largometraje o has expresado tu emocion cuando algo te gusta mucho? La verdad no creo por lo que dices. ya que como dices has madurado y ya no ers un nino.Somos sensibles o muy sensibles porque no nos da pena espresar lo que sentimos. Eso es todo. A diferencia de los heteros que hay por alli.Tambien te pregunto, si ya tu sexualidad estaba bien definida entoces por que leiste el libro que dices?Mr P.M. antes de hacer un cometario hay que documentarse bien. Dime como sabes cuando hay ese algo que hace gay a un hombre? Simplemente somos. La ciencia lo ha probado ya. y no somos producto de cosas que nos hallan pasado.Yo se que tu comentario es de buena fe, pero hay que tener mucho cuidado con lo qu se escribe porque muchos tomaran esas palabras como ciertas y las usan contra los gays.

    Me gusta

  11. Hola “Anónimo”.La verdad no esperaba que el comentario fuera una falta de respeto.Aún así te explico algunas cosas al respecto para aclarar dudas:1-Sí me emociono y mucho cuando veo belleza. Y no hablo de belleza física. Hace poco estuve en el cine con mi pareja y vimos una cinta japonesa tipo manga. Me emocioné mucho y se me erizó la piel y los ojos se me aguaron. No lloro a cántaros y no por vergüenza ni complejos. Simplemente no lloro a cántaros cuando veo algo que me emociona. Pero esto no significa que no llore. De hecho soy muy expresivo con mi pareja en cuanto a mis emociones y él sabe cuando algo me pasa por esa misma razón.2-Hay muchos puntos en los que no estoy de acuerdo en el libro que leí y en las técnicas de “curación” de la homosexualidad, pero como hombre de MENTE ABIERTA, nada, es decir, NADA me impide leer y tomar lo bueno de algo apartar lo que considero que no aplique a mi vida personal. Como ya antes dije, A MI me servió de mucho para madurar. Y repito, A MI MODO PERSONAL de ver las cosas, hay algo de actitud de victima en la vida homosexual. No será en todos los casos pero sí en la mayoría. Yo lo viví.3-Sexualidad definida.Me refería a que cuando leí el libro ya yo había definido que rumbo tomar. Sentí curiosidad de leerlo porque este tema es bastante controvertido (Cambio vs No Cambio). No puedo tomar la actitud del fanático religioso que dice “no leas tal cosa porque te saca de la religión”. Mente abierta.

    Me gusta

  12. Anónimo

    Interesante tema en general.Me gustaría decir dos cosas1. Yo creo en la fidelidad, y mi pareja tanto o más. Creo que si se ama uno tiene que adaptarse a esa persona, encontrar puntos medios y compartir las cosas. Yo la práctico por mi, porque él se lo merece, y porque para él es muy importante.2. Mr. P.M. yo si entiendo lo que te llevo a leer el libro. Y quizá le leería también, y creanme no tengo dudas de mi sexualidad a estas alturas. Me parecen interesantes algunos puntos que mensionas del libro.Creo que en un mundo en el que pedimos tolerancia, tenemos que aprender a tolerar. No podemos prohibir las opiniones o creencias tenemos que aprender a respetarlas y no necesariamente a adquirirlas.No veo qué tiene que ver madurar con saber apreciar la belleza en sus diferentes contextos. Madurar es un proceso sano y necesario para la adecuada convivencia y salud mental, si no es así que me corrija el experto.dr.r.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s