El Nombre del Padre

“Mi nombre no es el nombre de mi padre. El nombre de mi padre fue dado a mi hermano mayor, primer hijo de la familia, destinado a cargar con ese paquete especial de expectativas que se le entrega solo al primogénito.

Mi nombre es diferente, mi nombre es el nombre de nadie. Nadie tiene mi nombre. Fue seleccionado precísamente por la característica que menciono, nadie en la familia se llamaba así. Las expectativas reservadas para mí eran aparentemente sencillas: tenía que ser diferente. Pero ¿diferente de qué?”

La realidad, más allá de las expectativas, es que no importa lo que esperen los demás. Siempre es nuestra decisión intentar cumplir con eso o no. Siempre son nuestra responsabilidad los pasos que hemos dado en el camino hasta aquí.

¿Quién soy hoy? ¿De qué estoy hecho?

No podemos culpar al pasado, no podemos hayar más que factores que influyeron en nuestro desarrollo pero, al final, no podemos depositar en el medio la responsabilidad de ser quienes somos (sin importar si nos gusta o no lo que somos), lo cierto es que hubo algo de participación nuestra. Aunque no lo hayamos visto en ese momento.

Más aún, hay participación nuestra en perpetuar aquello que no nos agrade de nosotros mismos, así como es nuestra responsabilidad mantener nuestra salud.

El nombre del padre solo es el comienzo, el depósito de cierta expectativa que debemos decidir cumplir o no.

Tomar esa decisión es lo más difícil del mundo.

Anuncios

7 comentarios en “El Nombre del Padre

  1. Anónimo

    Y el nombre del hijo que nunca conocio al suyo porque este se largo y no lo busco nunca pero habeces creo que fue lo mejor. Y fue lo mejor no porque un hijo no necesite de su padre biologico sino porque este hijo no hubiese podido con los traumas de ese padre que perdio a su madre muy niño y odiaba a su padre o sea a mi abuelo por considerarlo culpable de la muerte de su madre.

    Si, los hijos no debemos cargar con los traumas del pasado, del pasado que cada familia puede tener de ese pasado que no podemos cambiar solo podemos tratar de comprender y perdonar para no dañar nuestra mente algo difisil pero necesario.

    Por suerte no herede su nombre, es mas, el no queria que heredara su aspecto porque este lo avergonzaba se consideraba feo y le preocupaba que yo me pareciese a el.

    Lamentablemente yo creci culpandome de todo y autocastigandome por el pasado ajeno y por mis inclinaciones sexuales sin pensar en mi presente y mucho menos en el futuro y eso no me sirvio de nada. Habeces creo que me falto un modelo a seguir una persona de mi misma condicion que me enseñara a que se puede ser homosexual y digno o un guia heterosexual que me ayudara a pensar que soy una persona que merece lo mejor.

    omega

    Me gusta

  2. Lot

    Quién soy?
    – Soy todo lo que soy, lo que veo, lo que hago, pienso, siento y digo.

    De qué estoy hecho?
    – De mi pasado, mi presente y de lo que quiero hacer en mi futuro.

    Perpetuar aquello que no nos agrade de nosotros mismos es olvidarse de que cometemos errores, y de ellos debemos aprender. Quizás es no querernos, viviendo en un pasado que nos ha hecho daño. Ser “diferentes” nos hace precisamente ser eso… “diferentes”, tenga o no tenga el nombre de mi padre, las expectativas siempre van a estar, somos nosotros quienes le damos valor y más importancia a esas expectativas, y más a las propias.

    Sin ánimos de producir cierta molestia… creo que entre líneas hay muchas cosas dichas, más que el nombre del padre.

    – Lot.

    Me gusta

  3. Anónimo

    Este es un tema interesante… cuando leí el nombre del padre pensé… ahora estamos lacanianos?? hehehe me alegra que no….en fin, es importante darse cuenta de cómo repetimos ciclos y patrones relacionales y comunicacionales que tiñen nuestra identidad y la forma en que establecemos vínculos muchas veces cumpliendo mandatos impuestos a veces inconscientemente, otras veces sutil pero conscientemente y otras intrusivamente. No es fácil salirse del ciclo, hacerlo supone una crisis para el sistema y para el individuo… cargar con la culpa de amenazar la “homeostasis” familiar y más aun atreverse a SER. La independencia de pensamiento, la libertad de la creatividad, la libertad de decidir puede llegar a ser aterrante, como dice nuestro amigo Fromm a propósito del miedo a la libertad y llegamos entonces a diluirnos ante las excitantes y atractivas leyes del mercado. Es muy cierto lo que dices Alvaro con respecto a nuestra participación en perpetuar aspectos personales que están insertos en un engranaje para el cual tienen su función. En este sentido la psicoterapia (-aunque nos acusen de que siempre damos esta respuesta-) ayuda a identificar el punto ciego, a mostrar el rastro determinante y común que se repite una y otra vez y que de alguna manera estandariza nuestra participación en la familia –por ejemplo. A veces es más fácil quedarse así, funcionar así como se sabe, el miedo a encontrar un vacio o la “falta de” puede mantenernos en la ilusión de que –esto es lo que somos y nada más- Este tema da para mucho. Saludos.

    Me gusta

  4. Aprendí de un tío mío, psiquiatra, que muchas cosas no cambian en una persona sino de una generación a otra. Por ejemplo, quien tuvo un padre maltratador tenderá a ser, a su vez, maltratador, a menos que realice lo que le sucedió y decida que no va a perpetuar lo que el padre le hizo. Así, sus hijos no serán maltratadores. Y se rompe la cadena generacional de maltrato.
    Y, en la vida real he podido comprobar que, en efecto, no tenemos por qué “cargar con los traumas del pasado.” Pero hay que reconocerlos para no repetir lo que los causó.
    Para remate, lo que sugiero es difícil porque, con los años, se adquieren muchas “malas mañas” que se repiten automáticamente.
    Pero, también hay las cosas buenas que también hay que reconocer para sí perpetuarlas.
    Como dice Álvaro, el proceso no es fácil.
    A.d.o.

    Me gusta

  5. Anónimo

    Mi hermano del medio dijo, que cuando tendria sus hijos, no aplicaria ciertas reglas que mi papa y mama usaron con nostros, dice que eran muy rigidas, y muchas veces cuando los cuestionamos, no tenian una respuesta, coherente, solo respondian porque aqui mando yo, vives en mi casa, o soy la autoridad. Tambien a ese mismo hermano le toque el hombro y le dije, de mi papa criticaste y sufriste su problema con el alcohol, asi que tambien eso incluyelo en la lista de los NO repetir, porque parecia estar haciendo una plana con respecto a ese aspecto de nuestro papa.
    Mi papa nos puso el mismo nombre a los tres hermanos, solo nos diferencia el segundo nombre, esto lo hizo en honor a nuestro abuelo. Por lo que pude leer en la relacion entre ellos, era que el adoraba a su papa, queria repetir esa persona en varias mas y definitivamente sus hijos serian los principales candidatos, para traer de ese ser amado cosas para la posteridad. El abuelo fue un hombre intachable, respetado, buen negociante, tenia el don del concejo. Pero por otra parte, les dejo mucha rienda suelta a sus hijos, y el alcohol y los juegos de azar calo en varios de ellos.
    Recuerdo que mi mama manipulo, las carreras a estudiar en la universidad de mi dos hermanos menores, su espectativa, sobre ellos la tenia bien definida, ya yo me habia safado, por lo meno en ese aspecto. Los dos siguieron la lina espectada por ella, pero a la mitad, se dieron cuenta que no eran las espectativas de ellos y cada quien siguio sus intereses, propios, cambiaron de carreras y ahora son excelentes profesionales en las que ellos escogieron.
    Recurdo una vez todavia, estabamos los 3 en la escuela secundaria, y se torno una conversacion que luego tomo un rumbo de discusion, porque mi mama, estaba manifestando exigencias, sobre rendimientos escolares y en el hogar, a lo que manifestamos que nostros vamos bien en la escuela, no porque ella nos lo exija, sino porque queremos salir bien y terminarla, tambien tenemos espectativas propias, y cooperamos en la casa porque estamos conciente que lo debemos hacer como miembros de la familia y apoyarla ella y a mi papa.
    Se sintio dolida y manifesto que se sentia una buena mama, pero nosotros no la estabamos colocando en ese nivel.
    Le dijimos eres excelente mama, y nostros excelentes hijos, por el apoyo que nos das, pero tambien porque asi lo deseamos ser, porque si te fijas, a nuestro alrededor tambien hay excelentes mamas, pero varios hijos no han DECIDIDO ser excelentes hijos y tambien en sentido contrario, EXCELENTES HIJOS, pero tienen de papa y mama no tan excelentes. El apoyo, guia,amor, respeto, que nos den nuestros padres, en la escuela, demas familiares, vecinos, amigos, grupos de apoyo, es muy importante para nuestro desarrollo, PERO, hay una voluntad propia de cada individuo de aceptarlo.

    El Venezolano

    P.D. Que yo sepa, por experiencia, propia, de varios conocidos y por lo que he leido, la espectativa de que un hijo o hija sea gay NO esta dentro de la lista de los padres hacia sus hijos.
    Sentados en el patio de la casa mi mama me pasa el periodico oficial de la iglesia catolica en Panama, y me dice lee este arituclo del Arzobispo de Panama, sobre la Homosexualidad. Lo lei, y le digo Madre, asi como este senor tiene una opinion con respecto a este tema yo tengo la mia, segundo si tu quieres un hijo con salud mental, que duerma bien, que no se le aprienten los dientes cuando duerme, que no tenga pesadillas que siente que se cae de un lugar bien alto y no termina de caer, dependiente de pastillas para los nervios y si la cosa se pone extrema, te gustaria hacer visitas a la sala de siquiatria de la CSS?
    Tomo el periodico lo cerro y me dijo hice una comida bien rica.

    Me gusta

  6. Por razones de mucho trabajo y mudanza… he entrado hasta ahora a este tema.

    Bueno yo sólo puedo decir que cada uno tiene la OBLIGACION y DEBER de escoger el camino que nos haga feliz.
    Es cierto que los padres influyen. Pero como humanos pensantes, podemos IDENTIFICAR que está bien y qué está mal y así ROMPER CADENAS.

    Pero yo quiero hablar de la otra cara:

    A mí, mi madre me dijo que si yo era feliz con lo que yo decidía ser felíz, ella se sentiría feliz.
    Hoy soy un profesional… tengo metas… y se lo debo a mis padres. Es que a veces no es que los padres presionen para que seas lo que ellos quieren. Sucede que en mi caso, desde niño me gustaron las artes gráficas… y me apoyaron en ese sentido. Pero también me presionaron… Y gracias porque lo hicieron!!! Luego me fui por cuenta propia por la publicidad.

    Así ha sido en muchos aspectos hasta llegar a la adultez. Hoy no está mi papá conmigo… pero igual cuando tomo decisiones difíciles, recuerdo el apoyo que me dió cuando yo tenía algo en mente.
    Y precísamente por todo lo anterior, TENGO EL DEBER Y OBLIGACION de ser quien quiero ser.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s